Carta a un compañero de lucha:

Camarada Javier, he leído con atención tu artículo sobre la privatización de PEMEX, para serte sincero lo tuve que abrir dos veces porque a la primera, solo de leer la línea “porque te esclaviza pendejo”, sentí tanta pena y animadversión que lo cerré.

Me llama la atención tu congruente participación, desde la base, desde la convicción de que otro mundo mejor es posible y que a través de MORENA es posible lograrlo, me llama la atención además porque entiendo, toda vez que solo te conozco por twitter, que tú, como yo, eres del proletariado, la famosa prole a la que con tanto desprecio miran de arriba abajo quienes hoy nos mal gobiernan.

Me atrae mucho la idea de que como parte del sector más desprotegido de la población: las y los pobres, tú como yo, hacemos un humilde intento por dejar plasmadas nuestras ideas y compartirlas, y por lo mismo me surgen varias dudas respecto a tu texto que entiendo es tu mecanismo para ¿persuadir? ¿convencer? ¿invitar a la reflexión?

Dicen los viejos maestros del marxismo que el proletariado debe ser la clase emancipadora de las y los explotados, y para ello debe ser la vanguardia intelectual del mismo; yo particularmente no estoy muy convencido de aquello de las vanguardias, pero sí creo que siempre hay sectores que avanzan un paso más para ayudar a otros sectores a avanzar, pero estos sectores están determinados socialmente no tanto por su condición de clase o por su preparación intelectual, sino por su determinación en sí, determinación para cambiar las cosas, para tomar cartas en los asuntos que impiden a la sociedad ser feliz y emanciparse. Pero también dicen y en eso estoy totalmente convencido, que para que una organización sea capaz de trascender la coyuntura, es necesario implementar mecanismos de atracción de la población en general hacia la organización revolucionaria, estos mecanismos se llaman política de masas.

Hoy que tú y varioas camaradas empezaron el proceso de constitución de un nuevo partido político, sería muy interesante que se plantearan qué política de masas van a implementar para persuadir a más personas a sumarse al proyecto, pero esto es aún más complejo, no se trata de convencer a la población de que vayan por ejemplo a una marcha, o que te tomen el periódico Regeneración; se trata de hacerles conscientes de su realidad, de que son ciudadanía oprimida y por lo tanto hay un sector que les oprime y que la opresión es eso que no les permite vivir dignamente, pero entonces hay que brindar elementos (porque en un proceso revolucionario nadie convence ni libera a nadie, todaos nos liberamos colectiva y solidariamente), para que toda la población distinga que las condiciones de vida que tiene no son las adecuadas, que con lo que tiene solo subsiste y subsiste para servir a quienes en la opulencia le oprimen.

Y solo hasta ese momento en que la población se apropia de la realidad y entiende que no es la forma en que vive, la forma ideal en la que podría estar viviendo, sino las migajas que el opresor le brinda, es cuando asume que las cosas pueden ser distintas, mejores y que solo pueden cambiar a través de la organización y entonces es el momento en que asumen un compromiso MILITANTE.

Pero volviendo a la “política de masas” como le llamaban laos viejaos maestraos, ese proceso es prácticamente imposible de conseguir cuando al resto de la población (o al resto de la prole), se le pendejea, porque esa actitud es síntoma de que alguien cree haber alcanzado la iluminación y por lo tanto es superior al resto; e insisto, un movimiento emancipador no puede ser planteado desde la lógica mesiánica del salvador que da luz. Es ya un grave error desde mi perspectiva, acercarnos a la población a pedirle que le entre a nuestra organización solo con la promesa de que cuando arribemos al poder las cosas serán mejor, como para que todavía creamos que esa persona a la que nos dirigimos y tal vez no escuche nuestras razones al primer acercamiento, es inferior, tonta, pendeja, corrupta o algo por el estilo.

Humildad ante todo; seamos congruentes compañero, con la postura pregonada en torno a la República Amorosa, yo sé que es frustrante saber que hay gente que vende su voto por cualquier cosa, pero imagina qué tanta es su necesidad por un lado y sus nulas herramientas para comprender la realidad por otro, que se atreve a eso; imagina la postura de toda esa banda que ha sufrido tantas desilusiones que hoy vive sin esperanzas, y por lo tanto no tiene la posibilidad de ver otra realidad posible, más humana, más solidaria, más cordial.

Creo sinceramente que hacer nuestra labor con una actitud tan agresiva hace parecer que nuestro móvil es el resentimiento, el odio, y no camarada, nuestro móvil es la esperanza, el amor a la vida y a la humanidad, la solidaridad entre quienes estamos abajo y queremos cambiar este sistema por otro donde no haya nadie arriba.

Me atrevo a escribirte estas líneas esperando puedan servir de algo, y lo hago porque creo que el proceso que hoy vive MORENA es sumamente interesante, pero también porque te respeto como compañero de trinchera. Y cierro diciéndote que es precisamente por esa manera de dirigirnos al otro y la otra, que hay avispados disfrazados de izquierda, que se deleitan llamando porros o “jihad” (de manera tan ofensiva además para la lucha Palestina), a quienes pertenecemos al movimiento. No les demos motivos.

One thought on “Carta a un compañero de lucha:

  1. Bueno el objetivo de mi columna no era persuadir, convencer, ni invitar a la reflexión, yo más bien diría que era desapendejar o despertar a aquellos que consideran buena medida la privatización de PEMEX. Desde ayer que recibí las primeras críticas, la más importante de mi mi amiga Norma (MomoSosa) lo estuve reflexionando y ahora sé que el método podría crear el efecto totalmente opuesto y haciendo un ejercicio de auto crítica llego a la conclusión de que estoy cayendo en el error que muchos otros cometen y que tanto me molesta. Ése error en el que las acciones tomadas en lugar de ayudar al movimiento lo hunden. Lo he visto en otros y he pensado que hasta parecen infiltrados de la derecha para darle en la madre al movimiento. Yo lo entiendo y lo acepto, pero como yo no puedo cambiar mi forma de ser, ni de pensar, ni de expresarme, creo que lo mejor es retirarme del movimiento para no afectarlo. Estoy seguro que para todos sería lo más conveniente, y para mi mucho más porque podré criticar todos los errores y defectos que yo veo y sin temor de parecer traidor o infiltrado. Mi único compromiso será con la verdad y la justicia y las defenderé a mi modo, pero en solitario, sin pertenecer a ningún grupo o asociación, creo que éso me hará sentir libre.
    Yo seguiré escribiendo como mejor me sienta porque sería frustrante el escribir pensando cómo complacer a alguien o a algunos. Asimismo no le pediría a nadie que escriba como a mi me parezca que debería de hacerlo, total si no me gusta como escribe alguien, con dejarlo de leer basta. Y creo que éso es lo que va a pasar con mis columnas, que por la falta de lectores Julio me pedirá que ya no le envíe nada. Al final escribiré nomás para mi mismo, pero está bien porque nunca ha sido mi sueño llegar a ser un gran escritor. Mi principal sueño es ser feliz y una de las formas de ser feliz es precisamente escribiendo como me gusta.
    Te agradezco la atención y la nota que me ha parecido increíble, tú si que escribes chingón, lo reconozco y te felicito y espero que esta situación no impida que sigamos siendo camaradas y followers en twitter.
    Te mando un abrazo con afecto carnal!
    Gracias.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s