Carta a un compañero de lucha:

Camarada Javier, he leído con atención tu artículo sobre la privatización de PEMEX, para serte sincero lo tuve que abrir dos veces porque a la primera, solo de leer la línea “porque te esclaviza pendejo”, sentí tanta pena y animadversión que lo cerré.

Me llama la atención tu congruente participación, desde la base, desde la convicción de que otro mundo mejor es posible y que a través de MORENA es posible lograrlo, me llama la atención además porque entiendo, toda vez que solo te conozco por twitter, que tú, como yo, eres del proletariado, la famosa prole a la que con tanto desprecio miran de arriba abajo quienes hoy nos mal gobiernan.

Me atrae mucho la idea de que como parte del sector más desprotegido de la población: las y los pobres, tú como yo, hacemos un humilde intento por dejar plasmadas nuestras ideas y compartirlas, y por lo mismo me surgen varias dudas respecto a tu texto que entiendo es tu mecanismo para ¿persuadir? ¿convencer? ¿invitar a la reflexión?

Dicen los viejos maestros del marxismo que el proletariado debe ser la clase emancipadora de las y los explotados, y para ello debe ser la vanguardia intelectual del mismo; yo particularmente no estoy muy convencido de aquello de las vanguardias, pero sí creo que siempre hay sectores que avanzan un paso más para ayudar a otros sectores a avanzar, pero estos sectores están determinados socialmente no tanto por su condición de clase o por su preparación intelectual, sino por su determinación en sí, determinación para cambiar las cosas, para tomar cartas en los asuntos que impiden a la sociedad ser feliz y emanciparse. Pero también dicen y en eso estoy totalmente convencido, que para que una organización sea capaz de trascender la coyuntura, es necesario implementar mecanismos de atracción de la población en general hacia la organización revolucionaria, estos mecanismos se llaman política de masas.

Hoy que tú y varioas camaradas empezaron el proceso de constitución de un nuevo partido político, sería muy interesante que se plantearan qué política de masas van a implementar para persuadir a más personas a sumarse al proyecto, pero esto es aún más complejo, no se trata de convencer a la población de que vayan por ejemplo a una marcha, o que te tomen el periódico Regeneración; se trata de hacerles conscientes de su realidad, de que son ciudadanía oprimida y por lo tanto hay un sector que les oprime y que la opresión es eso que no les permite vivir dignamente, pero entonces hay que brindar elementos (porque en un proceso revolucionario nadie convence ni libera a nadie, todaos nos liberamos colectiva y solidariamente), para que toda la población distinga que las condiciones de vida que tiene no son las adecuadas, que con lo que tiene solo subsiste y subsiste para servir a quienes en la opulencia le oprimen.

Y solo hasta ese momento en que la población se apropia de la realidad y entiende que no es la forma en que vive, la forma ideal en la que podría estar viviendo, sino las migajas que el opresor le brinda, es cuando asume que las cosas pueden ser distintas, mejores y que solo pueden cambiar a través de la organización y entonces es el momento en que asumen un compromiso MILITANTE.

Pero volviendo a la “política de masas” como le llamaban laos viejaos maestraos, ese proceso es prácticamente imposible de conseguir cuando al resto de la población (o al resto de la prole), se le pendejea, porque esa actitud es síntoma de que alguien cree haber alcanzado la iluminación y por lo tanto es superior al resto; e insisto, un movimiento emancipador no puede ser planteado desde la lógica mesiánica del salvador que da luz. Es ya un grave error desde mi perspectiva, acercarnos a la población a pedirle que le entre a nuestra organización solo con la promesa de que cuando arribemos al poder las cosas serán mejor, como para que todavía creamos que esa persona a la que nos dirigimos y tal vez no escuche nuestras razones al primer acercamiento, es inferior, tonta, pendeja, corrupta o algo por el estilo.

Humildad ante todo; seamos congruentes compañero, con la postura pregonada en torno a la República Amorosa, yo sé que es frustrante saber que hay gente que vende su voto por cualquier cosa, pero imagina qué tanta es su necesidad por un lado y sus nulas herramientas para comprender la realidad por otro, que se atreve a eso; imagina la postura de toda esa banda que ha sufrido tantas desilusiones que hoy vive sin esperanzas, y por lo tanto no tiene la posibilidad de ver otra realidad posible, más humana, más solidaria, más cordial.

Creo sinceramente que hacer nuestra labor con una actitud tan agresiva hace parecer que nuestro móvil es el resentimiento, el odio, y no camarada, nuestro móvil es la esperanza, el amor a la vida y a la humanidad, la solidaridad entre quienes estamos abajo y queremos cambiar este sistema por otro donde no haya nadie arriba.

Me atrevo a escribirte estas líneas esperando puedan servir de algo, y lo hago porque creo que el proceso que hoy vive MORENA es sumamente interesante, pero también porque te respeto como compañero de trinchera. Y cierro diciéndote que es precisamente por esa manera de dirigirnos al otro y la otra, que hay avispados disfrazados de izquierda, que se deleitan llamando porros o “jihad” (de manera tan ofensiva además para la lucha Palestina), a quienes pertenecemos al movimiento. No les demos motivos.

Advertisements

A la muerte de Lenin

Poema a Lenin (Bertolt Brecht)

1

Al morir Lenin,
un soldado de la guardia, según se cuenta,
dijo a sus camaradas: Yo no quería
creerlo. Fui donde él estaba
y le grité al oído: “Ilich,
ahí vienen los explotadores. No se movió.
Ahora estoy seguro que ha muerto.

2
Si un hombre bueno quiere irse,
¿con que se le puede detener?
Dile para qué es útil.
Eso lo puede detener.

3
¿Qué podia detener a Lenin?

4
El soldado penso :
Si oye que los explotadores vienen,
puede que estando solo enfermo se levante.
Quizás venga con muletas.
Quizás haga que lo traigan
pero se levantará y vendrá
para luchar contra los explotadores.

5
El soldado sabía que Lenin
había peleado toda su vida
contra los explotadores.

6
Cuando terminaron de tomar por asalto
el Palacio de Invierno, el soldado
quiso regresar a su hogar, porque allí
se habían repartido ya las tierras de los propietarios.
Entonces Lenin le dijo: Quédate.
Todavía hay explotadores.
Y mientras haya explotación
hay que luchar contra ella.
Mientras tu existas,
tienes que luchar contra ella.

7
Los débiles no luchan. Los más fuertes
quizás luchen una hora.
Los que aún son más fuertes, luchan unos años. Pero
los más fuertes de todos, luchan toda su vida, Èstos
son los indispensables.

20130121-183534.jpg

Una familia común

Por Eder Guevara

Pablo, en el camión que viene de Coacalco, Estado de México, con rumbo al metro Indios Verdes en la Delegación Gustavo A. Madero, se queja del costo del pasaje ($12 pesos), y de que nada le alcanza -sobre todo en estas fechas navideñas-, este señor de algo así como 51 años, debe migrar cotidianamente al Distrito Federal para trabajar, tiene dos hijos, una hija, un perro y su esposa María que ayuda a una vecina con la venta de tamales afuera de la privada de casas de interés social que es donde viven. Esta casa la adquieron hace diez años ya y es la fecha en que deben lo mismo que al inicio, más un porcentaje de intereses.

Emiliana (su hija) tiene 17 años, estudia en el Colegio de Ciencias y Humanidades Plantel Vallejo, de la UNAM, y gracias a que una hermana de Pablo vive en el DF y le prestó un comprobante de domicilio, fue posible registar a Emiliana como habitante de la Ciudad de la Esperanza y de esa forma se hizo acreedora a la beca del programa “Prepa Sí”; de lo contrario habría tenido que seguir el destino de Erick y Juan Pablo, sus hermanos de 22 y 25 años, que tuvieron que abandonar la escuela porque ya no les alcanzaba el dinero para pagar las colegiaturas de la Universidad Autónoma del Estado de México, más los pasajes diario hasta Toluca, más las comidas que invariablemente debían ser al menos dos veces al día, y ni qué decir de la posibilidad de ir algún día a la quincena al cine, que por cierto cada vez es más caro -sobre todo desde que hicieron la payasada esa del cine “3D”, que es lo mismo pero te cobran el doble, aunque dice el Paco que sí se ve y escucha más chingón, pero ¿a poco el final de la película es distinto si la veo en tercera dimensión?- dijo con un tono de molestia y curiosidad Juan Pablo en una conversación con Emiliana, cuando platicaban de que tenían ganas de ver “Batman, el Caballero que Asciende”, sobre todo porque ella escuchó en el CCH que en esta película hacen una loa al establishment capitalista… -eso del establishment, ha de ser muy bueno, como para que Batman lo defienda ¿no crees?- dijo incrédulo Erick. -¿qué va a ser bueno?- preguntó Emiliana, y continuo -los pinches gringos temen tanto a la construcción de un sistema más sustentable y socialmente amable al suyo, que utilizan a sus súper héroes para engañar y alienar a las nuevas generaciones. Ahora resulta que el Venom ese, es un anarquista, terrorista, una anomia que lo único que busca es el caos, “¡Imaginen un mundo sin autoridades, ni dinero; ya nadie podría ir al cine!” Dicen los pinches gringos. Si en este sistema capitalista neoliberal, hay tantísimo dinero y tantas autoridades tan corruptas, que de todas formas no podemos ir al cine…- cerro con un ademan de tristeza Emiliana.

Desconcertado por tantas palabras que hasta parecían groserías ante sus inmaculados oídos, Erick sólo atinó a sacudiese la cabeza y decir -ni pedo, vamos a comprarla pirata-.

-¿Alienar? ¿Sistema capitalista neoliberal? ¿Pues qué será todo eso de lo que habla Emiliana? Estos gringos tan desgraciados, ya no saben ni qué inventar para seguir moliendo- Pensó María, mientras veía partir a sus hijos e hija en busca de la película en versión pirata, sin 3D, ni sonido Dolbi Digital, -ahh yo sí quiero que mi hija e hijos puedan ir al cine- suspiró con tristeza María.
Ya en la noche, luego de la jornada de 9 horas diarias de trabajo en la fábrica de Galletas Mexicanas, donde trabaja Pablo, toda la familia se dispuso a cenar unos molletes que prepararon Erick y su madre.

Pablo se veía totalmente hastiado por el tráfico, las cuatro horas de camino de ida y vuelta, más las 9 de trabajo al día, las deudas, -y encima aguantar a Ramiro, el pendejo de mi jefe- refunfuño Pablo, como cada noche a la misma hora, justo antes de que Emiliana le sirviera el café.

Antes de que siguiera Pablo con las quejas de cada noche, María hizo un tímido ademán para atraer la atención de la familia, y ya que lo logró aprovechó para preguntarle a Emiliana -hija, ¿qué es eso de alie… Alíen … eso que dijiste hace un rato que hacen los pinches gringos con sus superhéroes-, -alienar mamá- corrigió Emiliana con una sonrisa.

-Me contó Eva, mi maestra de la materia teorías del conocimiento, que la alienación es un proceso en el que las personas nos volvemos incapaces de vincular nuestra realidad con la realidad de otras personas y por lo tanto perdemos la capacidad de tener empatía y ser solidarias y solidarios con el resto de las personas y los seres vivos en general, también la alienación es lo que nos permite comprender que mi papá esté tan enojado con su sueldo, su jefe, con las condiciones de vida que tenemos, con el hecho de tener que viajar tanto para trabajar porque en este estado gobernado por el PRI no hay oportunidades de empleo; pero que a la vez se atreva a salir a la calle con esa horrible gorra de Peña Nieto- contestó con mucha calma pero firmeza Emiliana.

Pablo, molesto pero sobre todo avergonzado por el reproche de Emiliana, respondió -oh, pues me la pongo para taparme del sol cuando ando en el camión y así echarme una jetita mientras llego al trabajo o regreso a la casa-

– Sí papá, lo menos importante es que uses esa gorra, lo peor es que votaste por ese mismo partido que aprobó la reforma laboral, que ha votado junto con el PAN por subir el precio de la gasolina, que en este estado no genera trabajo, no ofrece servicios de salud, educacion, ni recreación dignos. Ese partido que pone en riesgo la vida de las mujeres y de las personas jóvenes y sobre todo de las mujeres jóvenes, donde quiera que gobierna, ¿has escuchado eso de los feminicidios papá? Sabías que en el Estado de México, en el gobierno de Peña murieron asesinadas casi mil mujeres, en su mayoría jóvenes, por el solo hecho de ser mujeres? ¿Ese tipo de gobernantes son los que quieres para mí papá? Ya sé que dirás que todos son iguales, pero si así es, ¿por qué en el DF sí se puede estudiar y que te den un apoyo por ello? ¿Por qué en el DF no hay los índices de violencia y de marginación que hay aqui? ¿Si todos son iguales, por qué tuve que mentir para decir que vivo en el DF y así seguir estudiando?-

-Ayer unos compañeros del comité de Generación Progresista del CCH, me dieron este volante, míralo, están pidiendo ideas para cambiar este país y yo tengo una- dijo Emiliana antes de levantarse de la mesa para ir a escribir su idea a la que llamó Campaña contra la Alienación y el Olvido.

20130112-164209.jpg

Sobre las izquierdas electorales, hoy

Hace unas horas a través del Facebook, pregunté a mis contactos los motivos por los que debería yo, que he conocido la parte misógina, clasista y anti chavista de MORENA, afiliarme a su organización. Las respuestas fueron variadas, en su mayoría las respuestas iban en torno a la necesidad de militar en alguna organización que asumiera la transformación del país y que MORENA es la más visible para ello, dicen ellas/os que si bien tiene muchos vicios, vale la pena intentar potenciar sus cualidades y depurar sus defectos. Aunque es una buena respuesta, yo habría empezado por decir que el proceso de selección de su consejo nacional ha sido el más pacífico, abierto y democrático de los últimos años en cualquier otro partido político, que lograron dejar atrás los errores mostrados en sus procesos estatales, que quien quiso ser aspirante se pudo registrar y ganó quien tenía más votos; habría dicho que aunque hay más organizaciones que buscan la transformación del país, MORENA es la única que tiene presencia en todo el país y es la más joven (en cuanto a la cantidad de militantes jóvenes que tiene), y eso la hace la opción más viable para cambiar las cosas; habría dicho que cualquier proceso político es un proceso lleno de contradicciones y que a final de cuentas lo que importa es que tengamos la correlación de fuerzas para modificar lo que queremos.

Lo he escrito en otras ocasiones, no hay ningún cuadro político, ni ninguna organización perfecta, mucho menos que satisfaga las inquietudes y necesidades de toda su militancia, ya no digamos de toda la población. Hay que reconocer que los dirigentes más consolidados del movimiento progresista, son liberales de centro izquierda que vienen de las filas del PRI y ahí tuvieron sus primeros encuentros formativos. Debemos reconocer que a la izquierda mexicana con una postura más cercana al socialismo, nos ha faltado capacidad de conquistar los espacios más importantes de toma de decisiones y cuando así suceda, tendremos más conflictos para arribar al poder político de los que tiene hoy Andrés Manuel.

Pero aunque así es la realidad y debemos reconocerla -o seríamos esquizofrénicos-, no significa que dejemos de denunciar y cuestionar actitudes que no deben ocurrir. Por ejemplo, es cierto todo lo que dije de porque sí podría afiliarme a MORENA, pero también es cierto que no es la única forma de lucha, que mucha de su militancia asume un discurso excluyente y a veces hasta fascista al decir que ellos son la izquierda verdadera, lo mejor de México; reconozcamos que han desaprovechado, como el resto del movimiento progresista, una oportunidad de oro para generar un vínculo con el EZLN, toda vez que no se han pronunciado colectivamente por la aprobación de los acuerdos de San Andrés. Y también, un motivo de peso para no afiliarme sería, que incluso a diferencia del PRD (eso no significa que sí me afiliaré a PRD), no asumen estatutariamente una postura ideológica, incluso viven en una contradicción ideológica constante pues se oponen a la privatización de nuestros recursos, pero jamás hablan de la nacionalización de los que ya se han privatizado.

¿Y qué decir del PRD? Grave error será generalizar, pero el anuncio que se acaba de hacer respecto al consejo consultor del llamado Pacto por México, nos deja ver que las fuerzas del perredismo están casi en su totalidad de acuerdo con ello. Antes algunas voces críticas eran las del Frente Patria para Todas y Todos que hoy con la incorporación de Pablo Gómez y Alejandra Barrales en dicho consejo, han mandado un mensaje de sumisión hacia los chuchos, muy clara. Y sobre IDN, ¿qué decir? A mí me ha tocado ver a esta corriente paralizar todo el partido porque no les respetaron un acuerdo de alguna regiduría en algún estado de la República, y hoy, apenas han hecho tibios reclamos en contra de Jesús Zambrano por atreverse a hablar de todo su instituto. ¿Y las juventudes del PRD? Pues como siempre -y exceptuando a quienes militan en Generación Progresista-, asumen la línea que les da el dirigente de su corriente política.

¿Y dónde está Marcelo? El ex Jefe de Gobierno, aún como Jefe de Gobierno, anunció el 2 de julio, un día después de la elección federal, que iniciaba su candidatura a la Presidencia de la República, bien ahí, está en su derecho, pero y entonces ¿cuál es su programa de gobierno? ¿Qué ha hecho desde que desocupó el cargo en el DF? ¿Por qué no ha salido a dar su versión de lo ocurrido el primero de diciembre que dicho sea de paso, empañó lo que desde mi punto de vista fue su mayor logro: colocar a la Ciudad de México como un oasis en materia de derechos humanos en todo el país.

A un mes de haber iniciado en su cargo, Miguel Ángel Mancera ha dado muchas muestras de que su gobierno no es Perredista, y eso, de ser cierto, podría tener elementos positivos, como el posible combate a un aparato burocrático y corrupto que había comenzado a echar raíces, pero también tendría muchos negativos, lo peor podría ser que se desentienda del programa progresista que aunque no es la panacea, sí es un avance significativo para la vida pública del país, ha sido la vanguardia nacional y la mayor estrella del movimiento progresista desde el gobierno de Cárdenas.

La lucha del movimiento progresista debería trascender la confrontación electoral, deberían tener vínculos más sólidos con el resto de los movimientos sociales del país y del mundo, deberían plantear esquemas comunitarios para combatir desde ya, la pobreza, la exclusión social y la opresión; deberían formar escuelas permanentes de cuadros políticos. Pero no lo hacen y es porque la cultura política del país ha sido determinada por la vieja escuela priísta.

Pero entonces ahora es turno de las nuevas generaciones, si ya identificamos estos vicios, estos errores, estas carencias y vemos que los viejos cuadros políticos no tienen la voluntad y/o visión de corregir, no hacerlo nosotros sería ser cómplices. ¿Cuánta gente está dispuesta a hacerlo desde cualquier trinchera? ¿Seremos capaces como generación de construir un programa que busque solucionar de raíz los problemas históricos del país e impulsarlo desde dónde nos encontremos? Esa es la aspiración de Generación Progresista.

Lo que sí digo es que no estoy dispuesto a esperar a que falten seis meses para la elección presidencial para buscar la unidad de las izquierdas, mucho menos esperaré a que algún dirigente me de luz verde para generar puentes de comunicación con las izquierdas no electorales.

Urgen acciones, necesitamos mayor ímpetu.

Carta Urgente a las Juventudes Mexicanas *

¿Qué les queda por probar a l@s jóvenes?……También les queda no decir amén

no dejar que les maten el amor

recuperar el habla y la utopía

ser jóvenes sin prisa y con memoria

situarse en una historia que es la suya

no convertirse en viejos prematuros…

Mario Benedetti

De acuerdo con datos de la CONABIO (Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad), México es considerado un país “megadiverso”, ya que posee casi el 70% de la diversidad mundial de especies y ecosistemas que van desde lo más alto de las montañas hasta los mares profundos, pasando por desiertos y arrecifes de coral, bosques nublados y lagunas costeras; lo anterior le brinda la oportunidad de aprovechar semejante riqueza para alcanzar sus objetivos de desarrollo, sobre todo si se considera además la diversidad pluricultural y el gran capital humano histórico que representa la cantidad de jóvenes que somos.

Todo este capital humano y biológico sumado a la voluntad de la población, nos permitiría soñar en un México con un alto nivel de desarrollo, con igualdad de oportunidades para todas/os, con un futuro para la población; no obstante, todas esas ventajas han sido derrochadas en incontables ocasiones por la derecha que nos gobierna; es lamentable y frustrante porque cada ecosistema es una oportunidad de desarrollo sustentable, que permitiría que las comunidades más marginadas tuvieran opciones de desarrollo sin tener que migrar, además de que se frenaría el alarmante deterioro ambiental.

Pensar como estas autoridades nos marginan, asesinan, nos expulsan del país, nos ponen a pelear guerras ajenas, sin opciones de desarrollo y pretenden matarnos los sueños, arrebatarnos las esperanzas, todo para seguirse beneficiando, porque en esta crisis si un sector no ha perdido nada es la oligarquía que son menos de 100 familias que poseen más del 90% de la riqueza en el país y claro, sus empleados en la política.

Hoy, ante la emergencia nacional, lo que se necesita es un programa nacional sólido, que refuerce la soberanía política y alimentaria, que fomente la participación ciudadana, establezca mecanismos de exigibilidad, genere empleos y proteja al desposeído; un programa con un gobierno discreto, austero, transparente, delgado en su burocracia pero eficaz en el cumplimiento de sus funciones, que combata a los monopolios y la corrupción por igual. Necesitamos que el Estado garantice el pleno ejercicio de los derechos humanos de todas y todos, y que se establezca el desarrollo sustentable como política transversal.

En cambio, esta oligarquía nos ofrece figuras de portada de revista, con prepotencia se presentan como si fueran innovadores agentes del cambio, envían mensajes de subordinación a los Estados Unidos, dejan claro que su apuesta es por continuar con el estado de excepción, se alejan de la población pobre porque nos temen y entonces nos criminalizan, nos señalan y nos relegan lo suficiente para que estemos lejos de ellas/os y no tanto pues quieren nuestro voto. En una alianza clara con los monopolios naturalmente abusivos, y donde sigan gobernando Elba Esther, Salinas de Gortari, y esas familias de las que ya hablamos, muestran un rostro supuestamente conciliador, avalado por un sector que se ha servido del voto popular hacia el movimiento progresista, pero que lo traiciona cada que puede, firman un supuesto pacto por México, pero sin incluir los intereses de la población mexicana.

Esta clase política, (que es la mayoría de la clase política organizada en el sistema de partidos), le apuesta a nuestro olvido, a que seamos indiferentes, a que vivamos en la ignorancia, y nos dan pésimo circo y casi nada de pan.

En México y en todo el mundo, así es como siempre han operado los antidemocráticos, si pueden te cooptan, sino te silencian, y jamás dan opción a que levantes la voz, pero sí hay quienes han levantado y levantan la voz, y de esos grupos te quiero contar:

Las organizaciones que en México buscan cambios reales en el país no son pocas, unas son más grandes que otras, algunas se enfocan al rollo del medio ambiente, como asociaciones civiles como la de Alternativas y su programa llamado Agua para Siempre, o el colectivo nacional Sin Maíz no Hay País, así mismo las organizaciones campesinas y/o comunitarias protectoras de los recursos naturales locales.

En otro rubro se encuentran organizaciones no gubernamentales como el Centro de Derechos Humanos Agustín Pro, Amnistía Internacional, Elige (Red de Jóvenes por los Derechos Sexuales y Reproductivos) o Católicas por el Derecho a Decidir, entre otras, que son organizaciones defensoras de los Derechos Humanos.

También están los colectivos miembros del Movimiento Yo Soy 132 que, empujados por su entusiasmo han sido los más creativos y pujantes de los últimos días, también los más golpeados por el sistema político; y los colectivos adherentes de la Otra Campaña y/o al Movimiento Zapatista, que ha vuelto a salir a la luz a compartirnos los avances de más de una década de construcción comunitaria.

También, y porque los medios de comunicación masivos son parte de la misma oligarquía) existen medios alternativos de comunicación, encabezados por el diario La Jornada, la Revista Proceso, la Revista Contra Línea, El Chamuco, o las radios por internet como Radio la Nueva República, Radio Pacheco, Radio Zapote, el Santuario, RadioAMLO, Radio Chinelo, Revolución 3.0, entre muchas otras.

En la misma trinchera política de quienes buscan modificar las cosas para que todas y todos podamos acceder a un México digno, justo y equitativo está la organización más grande del país, con más de 4 millones de adherentes que es el Movimiento de Regeneración Nacional, un esfuerzo colectivo en el que participan intelectuales como René Drucker, Héctor Díaz-Polanco, Rosario Ibarra de Piedra, Armando Bartra, Arnaldo Córdova, Laura Esquivel, Paco Ignacio Taibo II, Elena Poniatowska, Víctor Manuel Toledo, entre muchas/os otras/os activistas, intelectuales y militantes. Hoy MORENA está en busca de su registro como partido político y a partir del 8 de enero comenzará su campaña de afiliación.

Con gran entusiasmo y muchas ideas, ha surgido Generación Progresista, una organización (en la que milito), integrada en su mayoría por las generaciones nacidas bajo el yugo del neoliberalismo y que se plantea construir un programa político a 40 años alternativo al capitalismo que garantice el acceso a una vida digna para las grandes mayorías. En Generación Progresista nos proponemos sumar sin estigma, todas las formas posibles de participación política de la izquierda pacífica, desde compañeras/os que militan en alguno de los cuatro partidos políticos existentes (incluyendo ya a MORENA), hasta a quienes lo hacemos desde las organizaciones de la sociedad civil.

Estas son algunas de las organizaciones que trabajan cotidianamente por un Mundo donde quepan todos los mundos de manera solidaria, igualitaria y con justicia.

Solo faltan dos cosas:

Que estas organizaciones encuentren sus puntos de convergencia, que son los más y los prioricen sobre los puntos de divergencia para avanzar y construir. Porque “la Solidaridad es la Ternura de los Pueblos” sí, pero también es la fortaleza de los Movimientos Sociales.

Y la pieza más importante, la que nos ha atorado porque no está, la que de seguir ausente hace impensable cualquier revolución: TÚ porque estos caminos a contracorriente necesitan de tu inteligencia, de tu entusiasmo, de tus sueños y esperanzas.

Ellos, los que nos gobiernan, nos han querido robar el futuro, nos pretenden asesinar la esperanza, buscan enajenar nuestros cuerpos, quieren apropiarse de nuestro país. No lo permitamos. Sería imperdonable que habiendo más de 30 millones de jóvenes en México, no hagamos nada por mejorar las condiciones de vida nuestras y de los que vienen después de nosotras/os, porque los reales “nini” son los que no tienen Ni esperanzas Ni utopías.

Te estamos esperando, sin ti nada va a cambiar.

Agradezco el consejo de Isabel Nájera @brujacosmika para la redacción de este artículo.

—————

*A principios del mes de octubre del 2011 escribí este artículo que se publicó originalmente en Revista Emet y ha sido uno de los más difundidos en redes sociales. Hoy es, creo yo, aún más vigente y por ello hago esta reedición.

“Ellos no nos necesitan para fracasar…”

“Ellos no nos necesitan para fracasar, nosotros no los necesitamos para sobrevivir” dijo el Subcomandante Marcos en una de sus más recientes declaraciones. Yo pregunto:

¿Y si nos uniéramos para triunfar y vivir dignamente? ¿No le convendría más al país que las izquierdas nos uniéramos en un gran bloque anti neoliberal, anti represión y a favor del pleno ejercicio de los derechos humanos para toda la población? ¿Y si nos atreviéramos a construir un mundo donde quepan muchos mundos, solidarios y justos, hermanados bajo el cobijo del ideal de un mundo mejor?

De la izquierda electoral ellos no han tenido más que desprecio e incluso traiciones, de la izquierda autonomista los otros no han tenido más que distanciamiento; sólo el movimiento popular, ese que se volcó a las calles en el 94 para impedir que el movimiento zapatista fuera masacrado y en el 2006 para impedir el desafuero de AMLO y posteriormente para protestar contra el fraude electoral, es capaz de garantizar esa unidad exigiendo a las dirigencias de ambos grandes frentes que sean humildes, que aprendan a escucharse y que tengan voluntad política, claro, siempre y cuando estas dirigencias estén en la ruta de la transformación real del país.

¿O es acaso la sobrevivencia el objetivo final?